Este Blog es una propuesta para el inicio de un intercambio abierto a aquellos interesados en el quehacer poético, tanto lectores como escritores.
La poesía se manifiesta como un impulso de libertad y el poeta padece su soledad frente al mundo convencional.
Por ello es mi deseo llegar a los rincones del mundo y conocer las expresiones de muchos que sueñan y defienden la poesía.
Aquí presento mi realidad, mi historia, los seres que me acompañaron y acompañan en este viaje realizado con amor y pasión.
Los invito entonces a recorrer estas páginas y confío conocer, por medio de este sitio virtual, la poesía y las expresiones culturales de otros pueblos.
Los saludo y espero su presencia.

viernes, 10 de julio de 2009

"MANANTIALES QUE REINAN" (Nuevohacer-latinoamericano, Buenos Aires, 2005)





AZAHARES PARA MI ALAZAN
Cabalgaremos al alba.
Déjame enjaezarte con las primeras aguas
de los manatiales que hoy coronan tu sangre.
Para el viaje cortaré azahares
que defenderán
arrullarán
rezarán
a nuestra sombra viva.
No encerraremos las penas del pasado.
No libraremos batalla,
no construiremos días ni manadas,
sólo arderemos dentro de la niebla
que a veces te ocultará,
aunque yo marche a corta distancia
de tus relucientes crines.
Mientras galopamos hacia el infinito de tu nido,
las flores nos embriagan,
desconocemos los cuerpos que resbalan
siempre tarde a nuestro paso,
ahora que rozas el todo después de la nada
que juntos intentábamos florecer.

Estamos en el centro del alma
con algunas almas posibles,
como si tejiéramos el arma celeste
ascendemos encantados
desencantados
del hálito que respira en las cenizas,
el áspero sueño de humanidad aún pendiente.
Atravesamos el rodeo del silencio,
lejano abrebadero que muda su espacio
de extremo a estación sin flor.
La mirada más dulce de los animales
llega de los latentes,
cercanos campos latinos.
No abandonaremos el paraje,
un destello de Tarquinia traza en la memoria
mi infancia última, la inocencia
mi entendimiento de los otros.
No destruiremos el son,
el ámbar de mi sin razón,
al abrigo de un sueño de los mandarinos.
-
-
-
-
-
BATALLA VERDE

En tanto te acercas batalla verde cortante.
Impulsas la orden de los mitos,
campaña lejana de aullidos dulces,
de caos suspendidos y de silencio...

¡ Desesperada misión tu pata en llamas!
Todo me impulsa
y vuelvo la cabeza a la caballería distante,
a los frentes sin sombras ni luces en la luna,
donde la materia era un trago perdido.
El hemisferio quebraba la membrana mejor,
la sangre se coagulaba
en las manchas violentas del siglo,

¡ Desesperada misión tu pata en llamas!
Desesperado galope de hierbas, matices y espejos
rasgando los latidos en el manantial reinante.
Yo tenía miedo en la paciencia.
Ascendía el agua mezclada de olores e infinito,
ojos, ojos para volcarse en llamas
como una serpiente desplazada cada día.
-
-
-
-
-
-
PREPARA TU EQUILIBRIO

Descendía tu alma.
Era tu pecho abierto y pliegues de piel pura, pura de diosas aguas y misterios de la respiración.
Toma el favor de la ambrosía, la silenciosa de los tiempos , y sigue
bebiendo el dulce de la quemazón en la costa.
Acerca tu cuerpo liviano, que no hay Alcázar, Olimpo nacidos para tu
bravía especie.
Prepara tus crines livianas de la orden de los sentidos, y cree, cree,
como yo aunque poco sea fundado para la vida.
Enciende tierra y abismo, desterrado aquél que ha cavado el propio
abismo del nacimiento.

El sauce ilumina tu cerrazón en la espera pequeña, el vaho del otoño
envuelve.
Enhebradora la tarde de los sonidos, mitigadora de la fe esta tierra que
se hunde en la visión, estos sueños que se retrasan y se
hunden.
Prepara tu equilibrio mi montado en nubes, el paso de los cerebros es
dudoso en las tinieblas.
Prepárate a rendir que yo no atrasaré la rama de laurel en tu frente.
-
-
-
-
-
AIRE DE SU GIRO


Abres los ojos en la pesada agua del mirar.
Caminas el borde más difícil,
Y tanto es regocijo como pena,
aluvión de formas y colores
que te sitian y deslumbran,
y tanto es tu sombra y la mía,
solitarias cada una
ordenadas cada una
en una vertiente desorbitada.

Abres las cajas olvidadas
y colocas designios y rumores,
destellos de antiguos caminantes perdidos,
besas las flores que murieron
y las que nacen en el gesto
de la bailarina hechizada del aire de su giro.

Resumes los tientos que cuelgan cada mañana
de la luz
y trenzas una palabra cada día,
afirmas y desoyes
y unes los árboles perdidos,
la mirada azul de mi alazán
y un carillón caído en la arena.

Aspirarás a deshacer la trama,
a cautivar fogatas en los vuelos tajantes
de las aves nocturnas,
reirás con tu brillo, tu entraña, tu plegaria.
El temor abrirá tu vida,
verás lo despiadado e inútil
lo imposible e intenso,
esperarás la sombra de los otros,
explorarás planicies y fermentos
de aguas profundas y memorias.

No cubrirás tu rostro,
de tus poros irradiarás otros que vivieron
y reinaron
en la pesada agua del mirar,
no escaparás al mundo ,
sólo tendrás el orden de tu cuerpo ,
el esplendor de la lámpara,
sostenida por el rigor de tu pensamiento.

A mi hijo
Lucio Leonardo Madariaga
-
-
-
-
-
ESTALLA

Golpea Dios
para saciar, rodear
fundir los brotes de luz
y enceguecerme,
descubro la profunda carne que puebla mis días,
cuando el presente es un don,
gloria brillante,
campanillas en las voces del aire,
que estalla, estalla rama fértil del invierno
en esta caducidad de todo.
Bebo cuando me alumbras
deslumbramiento secreto
como al ángel imposible que bebe su reino,
de espacios que se secan, que florecen
aún caídos, dolientes y no se doblegan.
Hemos rodado con las cabalgaduras
cuando se estrellaba un siglo en las últimas aguas.

¿ Quién llegará a relevarnos
desde el fondo de una quimera
que un ramo de Dioses desentierra?

No hay comentarios:

OBRA POÉTICA

OBRA PLÁSTICA

LIBRO DE VISITAS


Foto de Daniel Grad, 6 de junio de 2001, La Maga, Ciclo Huasi

Contratapa de "Manantiales que reinan"

"Llegué al Alazán como a un transmisor de historias, memorias suspendidas en un paraje exultante de luz, detenido y desmedido. Él fue y es mi voz, el alma viva de las materias, las ánimas errantes y la claridad de mi conocimiento.
Los parajes, las lagunas, los esteros y los pobladores, los nombres de los caballos son reales, todo sucedió en la Mesopotamia Argentina, en el norte de la Provincia de Corrientes, en un rincón aislado, donde ahora el Alazán vela entre manantiales a la tropilla que se envuelve con su magia."

I

(de "Gracia-Torcaza", 1978)

Entre y cierre la puerta que detrás vienen los presagios.
Aquí no encontrará más que tristeza y pequeñas fatigas
azules buscándose como torres a larga distancia.
Entre y ubíquese en diagonal a las pesadillas, que para
estar tranquilo basta hacer el pan diariamente sin pausa
y retribuirlo para no quedarse solo.
Voy a encender el espectro del bosque.
Necesito una mirada que pueda más que el agua, que el
dominio del tiempo sobre la inteligencia, que ese fuerte
dolor a aguacero en lo sentidos.
Siéntese tal cual ha nacido, Con pocas palabras, que hoy
descubrí un capullo con diez años de antigüedad y conocerá
usted la belleza que nunca ha entrado por los ojos.
¿Siente el roce del planeta?

Pronto desplegará el cielo la fila de perdices, esos privilegios
de invierno en los campos.
Esta soledad que prepara el ángel.

ESTALLA

(de "Manantiales que reinan", 2005)

Golpea Dios
para saciar, rodear
fundir los brotes de luz
y enceguecerme,
descubro la profunda carne que puebla mis días,
cuando el presente es un don,
gloria brillante,
campanillas en las voces del aire,
que estalla, estalla rama fértil del invierno
en esta caducidad de todo.
Bebo cuando me alumbras
deslumbramiento secreto
como al ángel imposible que bebe su reino,
de espacios que se secan, que florecen
aún caídos, dolientes y no se doblegan.
Hemos rodado con las cabalgaduras
cuando se estrellaba un siglo en las últimas aguas.

¿ Quién llegará a relevarnos
desde el fondo de una quimera
que un ramo de Dioses desentierra?